DESCONTROL REMOTO

DESCONTROL REMOTO

Por: Sandra López Astudillo. GAMMA
Fecha: 20 de septiembre, 2005

Es conocido aquel dato estadístico de que las niñas y niños pasan frente al televisor entre 1300 y 1400 horas al año. Al llegar a la mayoría de edad, habrán pasado frente a la pantalla de televisión unas 25.000 horas, es decir, casi tres años.

¿Qué han aprendido en este tiempo?. Durante 4 horas promedio al día, niñas, niños, y adolescentes ven en la televisión: escenas de violencia según Rothemberg, en una hora de programación infantil se presentan 6 veces más escenas de violencia que en el mismo tiempo de programación para personas adultas; actitudes tergiversadas sobre sus derechos y obligaciones en la familia y en la sociedad; discriminación por género, por etnia, por edad, por clase….; hábitos y estilos de vida basados en el sistema de mercado, todo se compra y se vende; anuncios publicitarios (más del 30% del tiempo de la programación total) que promocionan formas de alimentación opuestas a la salud: cereales azucarados, dulces, helados, bebidas, hamburguesas, papas fritas, pollo brosterizado… Promoción que por otra parte influye en la selección que realizan las personas adultas a la hora de comprar. Problemas como la anorexia, la obesidad, deficiencia vitamínica y otra múltiples enfermedades se relacionan de forma directa con lo descrito.

Pero ¿por qué niñas, niños y adolescentes ven tantas horas de televisión?. El estímulo audiovisual es el puente directo, sin embargo, situaciones de inactividad o de falta de alternativas pueden ser los factores estimulantes indirectos. ¿Cuántas veces las personas adultas hemos dicho “anda a ver qué están dando en la televisión”, para librarnos por un momento de las preguntas, inquietudes, aburrimiento o impertinencias de nuestros hijos e hijas? Muchas veces, la televisión resulta ser un medio de evasión de tensiones, situaciones de violencia o de falta de atención. Las niñas y niños van construyendo un mundo en el que la televisión es parte de su vida y alejarse de ella les cuesta; esto es conocido por las personas adultas, pues un elemento correctivo, que resulta ser una estrategia disfuncional, suele ser el prohibir la televisión.

¿Qué hacer?, por un lado, frente a la relación directa con la tv, se pueden colocar barreras: sacar los aparatos de televisión de los dormitorios, mantener el televisor apagado durante las comidas, campañas internas en la familia “dos días a la semana sin televisión”, dejar de utilizar la televisión como recompensa o como castigo, poner normas para el uso del control remoto. Luego, podríamos atacar a las causas proponiendo una nueva forma de relación en la familia que implique mayor comunicación y alternativas de actividades colectivas. Lo que aprenden nuestras hijas e hijos en la televisión les marcará para toda la vida, como siempre, la elección es nuestra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>