LAS MUJERES, LOS MARZOS

En 1910, la Internacional Socialista, reunida en Copenhague, proclama la celebración del Día Internacional de la Mujer en reconocimiento al movimiento que luchaba a favor de los derechos de las mujeres. Un año después, en marzo de 1911, en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de un millón de mujeres y hombres, se celebró por vez primera este día. Las consignas del primer marzo de las mujeres, estuvieron marcadas por la exigencia del derecho al voto, a ocupar cargos públicos, al trabajo, a salarios justos, a la formación profesional y a la no discriminación laboral. De forma paradójica y como una clara muestra de que las conquistas estaban aún lejanas, a pocos días de esta celebración en Europa, marzo se llena de dolor en los Estados Unidos por la muerte de 146 jóvenes trabajadoras en el incendio de la fábrica Triangle (Nueva York).

El problema entre esta fábrica y las trabajadoras se remonta a 1909, con el despido de las obreras que exigían mejores condiciones laborales: reducir la jornada de trabajo; mejorar los salarios; construir salidas de emergencia; erradicar la práctica de encierro a las trabajadoras durante su jornada laboral. A pesar de que las obreras tuvieron el apoyo activo del Sindicato Internacional de Trabajadores del Vestido, del movimiento de mujeres norteamericano, de la Liga Nacional de las Mujeres Sindicalistas, de las mujeres sufragistas, de las mujeres socialistas y de las mujeres de la burguesía, el 15 de febrero de 1910 se pone fin a la huelga sin haber conseguido la totalidad de las demandas. Un año después, en marzo, las mujeres que no pudieron romper el encierro de su jornada de trabajo y que no alcanzaron las condiciones de seguridad básicas de una fábrica, murieron encerradas en el incendio.

Las luchas de marzo también dejaron huellas en el siglo XIX: en 1857 (marzo), el sindicato de costureras de la compañía textil de Lower East Side de Nueva York, realizó una marcha para reducir la jornada laboral de 16 a 10 horas; en 1867 (marzo), las planchadoras de cuellos en Troy, Nueva York, formaron un sindicato y realizaron una huelga exigiendo aumento de salarios.

Estos hitos hicieron del 8 de Marzo el Día Internacional de las Mujeres, pero la lucha por alcanzar salarios justos, por caminar sin temor en las calles, por estudiar y trabajar según nuestra opción, por ser valoradas y no discriminadas, por erradicar la violencia, el analfabetismo, el abuso y la explotación sexual, continúa y atraviesa todos los meses de nuestra historia. ¿Por qué un día internacional de las mujeres? Por esta lucha que ha dado frutos y que persiste en su siembra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>