Masculinidades

Proceso de Formación sobre Masculinidades

Construcción de nuevas masculinidades en el contexto actual

“La reflexión sobre la masculinidad, para deconstruirla y reconstruirla con nuevos elementos y perspectivas, no es por ‘ser buenos’, tiene que ver, sobre todo, con nuestro propio desarrollo como seres humanos, con la ruptura de las limitaciones, con la sanación de nuestras heridas y nuestras patologías, es decir, con la posibilidad de ser libres y de ser felices”.
Alan Bolt

Equipo facilitador: GAMMACEN

Objetivo: – Propiciar un espacio de formación y reflexión sobre los procesos de construcción de las masculinidades y su influencia en las relaciones entre géneros – Motivar la conformación de grupos y/o círculos de estudio desde hombres comprometidos con el trabajo por una vida libre de violencia
Objetivos específicos: – Conocer el concepto de género aplicado a la construcción de masculinidades y su incidencia en las propuestas actuales hacia el ejercicio y exigibilidad de los derechos humanos – Analizar los discursos y principios fundacionales del abuso y la exclusión, materializados en la formación y mantenimiento de grupos más valorados y menos valorados socialmente, así como sus consecuencias en el sostenimiento del sistema capitalista y patriarcal – Conocer las causas para nuestras propias resistencias y conflictos que generan falta de articulación y cooperación, con base en la profundización sobre el concepto de internalización de la opresión y conceptos básicos sobre neurofisiología – Aprender el uso y aplicación de la herramienta de análisis axiológico sobre las Necesidades Humanas Esenciales para potenciar el desarrollo pleno de los seres humanos. – Constribuir a la construcción de conocimiento y a la construcción de herramientas para facilitar que más personas se incorporen en esta construcción, utilizando críticamente los avances científicos de todas las culturas humanas (Grupo Gaia)

¿Por qué hacer este proceso?

  • La situación de cambio planetario, seriamente agravada a consecuencia de las acciones humanas, la necesidad de repensar nuestro rol como especie
  • El alarmante incremento de la violencia contra las mujeres en latinoamérica y en el Ecuador
  • La urgencia cada vez mayor por parte de mujeres y de hombres para buscar y construir alternativas a la situación actual

La alimentación en el CEN

Autoría Colectiva – GAMMA

En el CEN, la alimentación es un elemento fundamental para apoyar los cambios y el proceso de sanación.
Intentamos construir menús alimenticios de acuerdo a las situaciones específicas de las personas y/o de los grupos.
En general, el menú es vegetariano, no utiliza alimentos que pueden dañar la salud, afectar el proceso de digestión o profundizar problemas comunes en la actualidad como: hipertensión, digestión lenta, gastritis, hígado graso, cálculos, entre los principales. Así, no utilizamos grasas saturadas, azúcar blanco, harina blanca, colorantes o preservantes.
Un elemento importante es que el proceso de digestión se vuelve lento y pesado mientras más alto nos encontremos sobre el nivel del mar. El CEN Garupamba se encuentra a 3.000 m.s.n.m. por lo que también hemos ido encontrando cuáles son aquellos ingredientes que son difíciles de digerir en la altura y los evitamos o utilizamos en mínima cantidad: ajo, cebolla, granos secos o maduros (porotos o frijoles, habas, lentejas), leche, grasas saturadas, col, brócoli, pepino, entre los principales.
La dieta andina está constituida principalmente por granos (leguminosas), entonces consumimos sí, granos tiernos, y los maduros los dejamos para el último día de cada grupo en el CEN, pues son deliciosos y muy nutritivos (contienen mucha proteína).
Por otra parte, se busca que el menú que se prepara cada día contribuya creativamente para cambiar los hábitos alimenticios en la vida cotidiana, entonces buscamos recetas con alimentos andinos que se están perdiendo, que son muy nutritivas y cuyo costo es bajo; así, las personas que vienen al CEN, pueden encontrar ideas para su alimentación cotidiana, una vez que regresen a sus lugares; la quinua, la cebada, los granos tiernos, diversas verduras, las papas, el ají con tomate de árbol, son alimentos que nunca faltan en el menú del CEN.
En el CEN hemos sembrado y cosechado: papas de diversos tipos, ocas, mashuas, mellocos, habas, arvejas, maíz, verduras (rábano, lechuga, acelga, cebolla). En pequeños espacios dentro del bosque tenemos huertos orgánicos en donde probamos diversos cultivos con el fin de adaptar algunas especies a la altura y conservar otras, como las habas y las papas, que crecen bellas y fuertes a los 3.000 m. s.n.m. Esperamos en el futuro diversificar las semillas y productos que crecen allí.
En cuanto a las bebidas, en el bosque del páramo existen infinidad de plantas medicinales por lo que hacemos agüitas que también apoyan para una estadía confortable: cola de caballo, gañal, shilpalpal, payana, son las propias del cerro; pero también hemos sembrado: manzanilla, cedrón, romero, menta, hierba buena. De acuerdo a la ocasión, a la temperatura ambiental y a los ánimos, se hacen las agüitas y quienes desean las endulzan con panela o miel.
Unos pocos panales nos han regalado una miel deliciosa con sabor a flores del bosque, el clima frío y la altura hacen difícil la ampliación de colmenas, pero, ahí están las abejas, trabajando incansablemente; entonces, en algunas épocas del año, podemos probar este manjar.
Los desayunos son la principal comida del día, frutas de la sierra y de la costa de temporada; yogourt natural, miel de abeja o de caña, granola hecha en casa (germen de trigo, ajonjolí, avena entera, linaza, pepa de sambo, pasas, nueces entre otros, son los ingredientes de esta granola), leche de soya, pan integral horneado en leña, mermeladas de diversas frutas, y alguna receta ecuatoriana para acompañar con un poco de sal: tamales, chihuiles, chumales o tigrillo. Desayunar en calma, contemplando las montañas y las nubes bajas, sabiendo que estamos alimentando nuestro cuerpo muy nutritivamente, es un verdadero regalo.
Las personas que nos visitan no extrañan para nada las carnes o las grasas, saben que el tiempo que estén en el CEN, será aprovechado para hacer una pausa en todo sentido y entonces, no hay sacrificio sino aprendizaje.

Estamos preparando un recetario con plantas medicinales del bosque y otro con las recetas que más gustan a quienes nos visitan. Encuéntrelos próximamente.